--

24/7/10

EL ESPOLON DE MESETAS - NEVADO DEL TOLIMA



En este sitio siempre he hecho mucho despliegue sobre el espolón del placer y del glaciar Krauss en la cara Este del nevado del Tolima, ¿pero que de esa llamativa tajada de rocas escarpadas que a la izquierda del Krauss muestra una línea directa a la cima de la montaña y que es casi una copia del espolón del Placer?

Desde las piscinas termales de cañon es el único accidente apreciable de la montaña (mostrándose igual de imponente que su hermano el placer y por ello igual de llamativo para el escalador), pues la visual es obstaculizada por el cerro del águila:
Amanecer en el Termal de Cañon, a la izquierda, en la zona iluminada se ve el espolon de Mesetas
 LOS CREDITOS

Compañeros de aventura, de izquierda a derecha: Ricardo rubiano (Bogota), David Bejarano "Truman"  y Ricardo lopez (Ibague)

LA EXPERIENCIA

En esta oportunidad y después de haber escalado el espolón del Placer en 2008 iniciamos esta escalada, (que consideramos erróneamente más sencilla) aproximandonos desde el termal de cañón a las 4:30 a.m.

Como siempre, la montaña generosa nos da una muestra de su belleza apenas salimos de las carpas:

Amanecer en los paramos cercanos al termal de Cañon
La caminata hasta la base de la pared es sencilla y muy lógica, en tiempo despejado fue fácil llegar a las morrenas y de allí a los primeros pasos rocosos, que superamos sin aseguramiento excesivo.
Aproximacion por las morrenas a la base del espolon
Ricardo Lopez y Ricardo Rubiano avanzando por los primeros resaltes verticales
A medida que ganábamos altura y que se complicaba el ascenso, empezamos a asegurar el avance, Ricardo López y Ricardo Rubiano en una cuerda y Truman y yo en la otra. Luego de cada resalte, encontrábamos buenos lugares para instalar algún anclaje y proteger el avance del segundo.
El aseguramiento se hace necesario: David "Truman" antes de iniciar uno de los pasos y Ricardo Lopez instalando el aseguramiento para Ricardo Rubiano.








La ruta se hace una vertical constante de pasos no muy complejos, buena lectura y posibilidades de aseguramiento
La situación cambio radicalmente al acercarnos al paso que llamamos con muy poca originalidad "el escalon" , a unos 5000 m: un paso vertical de unos 10 m, algo expuesto y que se supera por un diedro corto y congelado por la derecha y que lleva a la franja de roca descompuesta amarilla,  una arista de bloques sueltos y guijarros en equilibrios precarios que invitaban a abandonar el intento.
El escalon, se supera por el lado derecho.
Superacion del diedro en "el escalon"
 La arista, bastante aerea y compuesta solo de guijarros y bloques sueltos en equilibrios muy precarios resulto ser el krux de la via, a cada paso debe evaluarse la estabilidad de las rocas, pues a ambos lados de la arista, hay una caida vertical bastante larga hasta el glaciar. Se debe avanzar con mucho cuidado tanteando cada bloque sospechoso, pues es muy facil desencadenar caida de rocas e incluso en algunos pasos especificos caer sobre el compañero. La siguiente imagen es bastante explicita:
La arista: solo rocas sueltas en equilibrio, se aprecia claramente la franja amarilla y mas arriba el glaciar, libre hasta la cima.
En aquel momento de nuevo la montaña distrae nuestra discusion tecnica sobre como superar el obstaculo que teniamos adelante: el vuelo imponente de un Condor curioso por nuestra presencia:

Un Condor vigila su potencial almuerzo...
 Y aprovechamos el momento de distension para obervar los glaciares:

El glaciar Krauss y el espolon del Placer.
 Y quien no podia faltar: Pallita, aguantando de todo sin decir nada:


  
Y CASI CUMPLIMOS CON EL DESEO DEL CONDOR: 
En esta parte Truman propone unir las dos cordadas y utilizar el aseguramiento doble, es decir, quien avanza (excepto el primero y ultimo), siempre esta asegurado adelante y atrás, técnica mas lenta pero mas segura, que fue uno de los factores que evito que lo que ocurriría en los siguientes minutos se convirtiera en tragedia.

Avanzando por el primer tramo de la arista.


Ricardo Rubiano hace equilibrios mientras es asegurado por Truman (en el centro) y por mi (fuera de la foto)
Tome la delantera del grupo y empecé a avanzar lentamente por entre el filo inestable de aquella arista, a veces apoyándome con las manos y tanteando cada bloque antes de pisar o apoyarme en el, hicimos unos dos largos de 30 metros hasta llegar a un vertical de unos 4 metros muy aereo y de bloques sueltos (algunos soldados con hielo), por lo que avance con atencion maxima golpeando cada apoyo antes de usarlo… al superarlo la ruta siguió por la arista sin opciones de aseguramiento hasta que encontré un bloque  solitario aparentemente solido, donde monte otro anclaje y asegure a Richi.

Ricardo Rubiano avanza hacia el paso vertical, abajo Ricardo lopez autoasegurado.
De nuevo continué hasta donde la cuerda permitió, pero esta vez no había forma de asegurar… la única opción, unos bloques a unos 2-3 metros estaban fuera de mi alcance, algo confiado decidí tomar una posición “segura”  y esperar a que Richi asegurara el avance de Truman por el vertical.

Truman avanza hacia el paso vertical, unos minutos antes del incidente.
 Pero aquí ocurrió lo impensable: de pronto solo escucho el estruendo de una avalancha de rocas que caen del espolón hasta el fondo de las canaletas de glaciar Ambala unos 80 metros mas abajo y los gritos de Ricardo Rubiano, que se aferra a la cuerda en su máxima tensión:

¡Ahhh... mi pierna, mi pierna!

Me fue facil entender lo que acababa de ocurrir: Truman  se habia apoyado en algun bloque inestable y habia volado de la ruta... una gran nube de polvo sube hasta nosotros, desde mi posicion no puedo ver nada de lo que ha sucedido: Richi, que sigue gritando y no me escucha,  ha detenido por reflejo la caída, el bloque solitario al que estaba anclado ha resistido el tiron a y  su pierna  ha sido atrapada  por la cuerda contra la roca al tensionarse en una dolorosa posicion propia de contorsionista.

Sorprendentemente no he recibido ningún tirón (esto me habría arrancado de mi supuesta posición segura y lanzado al vacio).

Desciendo hasta Ricardo quien en medio del dolor, se aferra con fuerza al sistema de freno. La tensión de la cuerda indica que Truman cuelga en el vacío, pero no sabemos en qué estado... evaluo la solidez de la estacion y luego con la ayuda de un jumar libero la pierna de Ricardo, pronto escuchamos los gritos de Truman, que pide cuerda para estabilizarse, nos hemos librado de una tragedia.

El único testigo de la caída fue Ricardo López, quien aun no se explica aun como aquellos bloques no aplastaron a Truman. El balance deja una rodilla muy maltrecha y algunos moretones en el pecho, (Truman) y un muslo muy lacerado (Richi), ademas de la grata sensasion que dejan las decisiones bien tomadas, la correcta instalacion de anclajes y ejecucion del aseguramiento... reflejos que va dejando la montaña.

Superado  el incidente, continuamos el avance:
Ricardo recogiendo cuerda a Truman despues del vuelo, se ve al fondo la silueta del nevado sobre los paramos. Foto: Richi Rubiano
EL VIVAK
Pero aun no terminarian las peripecias de aquella entretenida escalada: la tarde está muy avanzada, superada la zona del incidente solo queda un corto ascenso al glaciar y de allí a la cima, pero Truman pasa gran dolor, (realmente lo que evaluamos como un posible esguice menor era realmente una fractura).

Muy cerca de la cima, con un unico tramo de roca  muy corto antes del glaciar, que se mostraba limpio hasta los 5215 m,  decidimos realizar un descenso de fortuna por las canaletas del glaciar Ambala. Montada una nueva estacion, alcanzamos a hacer un par de rapeles antes de que nos cubriera la noche.

A unos 5.100 m de altura, con solo la ropa de caminata y muy poco abrigo, nos detenemos de nuevo a evaluar la situación, las opiniones divididas en cuanto a detenernos o descender son zanjadas por la decisión firme de Truman de detenerse y hacer vivak.

Ruta de descenso: se muestra el vivak y el primer rappel
 Nuestras previsiones relajadas del día anterior tenían su consecuencia, habíamos comido muy poco y estábamos mal abrigados, la temperatura caería hasta la congelación y nos esperaban al menos 12 horas antes del amanecer.
Finalmente decidimos acomodarnos bajo un bloque muy incomodo y  extraplomado de roca a pocos metros del glaciar, la noche despejada trae un frio muy intenso, algunas prendas adicionales que habia llevado Truman  se distribuyen en el grupo y cada quien se hunde en sus pensamientos mientras pasan las horas… ocasionalmente nos levantamos a movernos un poco para distraer el frio, Ricardo Rubiano se esfuerza por mantener la moral del grupo en alto mediante monólogos a los que después tuvimos que confesarle, no prestamos mucha atención jejeje.

Gracias de todos modos viejo Richi!

Nuestro Vivak a 5000 m. Foto: Truman
Llegamos hasta a - 7º C. Foto: Truman
Creo que pude dormir un poco en medio de los insistentes cuestionamientos que me hacia sobre el motivo para estar allí… siempre nos preguntamos en momentos difíciles de la montaña ¿Qué demonios hago aquí?, desde nuestra posición las luces de Ibagué a la distancia daban más trascendencia a esta pregunta, tan típica en los momentos oscuros de este deporte.
Tampoco pude sacarme de la cabeza un tema musical que me avergonzaría identificar, sonaba una y otra vez sin parar… era desesperante, alguien recuerda el hueso de Boney M que atormentaba a Joe Simpson mientras luchaba contra la muerte al regresar al campamento base del siula Grande en el documental “Touchin the void”?

El sol no salió a las 6:00 a.m. como esperábamos, se retraso una hora, tal vez la más larga de todas, a las 7:30, aun helados, iniciamos el regreso hacia los termales de Cañón, donde los demás montañistas que acampaban empezaban a preocuparse al notar nuestras carpas vacías desde la tarde anterior.


La luz del día confirmo la decisión precavida de Truman de hacer el Vivak, aun había bastante terreno técnico y varios rapeles por superar, habíamos pasado al menos 28 horas con un poco de avena y algunos chocolates, posteriormente confirmamos que la lesión de la rodilla de Truman fue una fisura de la que apenas hoy se  ha recuperado.

Ricardo lopez, en el primer rappel
Truman en el segundo rappel, detras, las paredes del espolon de mesetas.
El autor en el tercer y ultimo rappel
Finalmente decidimos abortar un intento al gusano, que habíamos planeado para el día siguiente, ya era suficiente por aquella ocasión, solo quedaba día y medio de baño termal antes de regresar a Ibagué.

Ricardo Rubiano luce las laceraciones en su pierna causadas por la cuerda al frenar la caida de Truman.
Asi quedo la cuerda de Ricardo Lopez.
La foto de rigor, con Don Humbero antes de regresar.
 INFORMACION TECNICA
  • NOMBRE: Espolon del placer - Nevado del Tolima
  • PRIMER ASCENSO: Hasta la fecha y de acuerdo a mis averiguaciones hay una escalada previa a nuestro intento por Anibal Pineda, montañista Ibaguereño.
  • DIFICULTAD: En la aproximacion desde el termal: facil. Hasta el escalon: media, con pasos de roca cortos, buen aseguramiento. A partir del escalon hasta el glaciar: Dificil, espuesto y por arista muy descompuesta. Glaciar: facil hasta la cima, precaucion en la rimaya superior.
  • TIEMPO: 7 horas aproximadas a buen ritmo y evitando aseguramientos innecesarios.
  • MATERIAL: (cordada de 2 escaladores): 1 cuerda de 9 mm x 30 m, fisureros de tallas medianas, cintas de progresion, cintas para abandonar, 2-3 maillones, mosquetones de seguridad, arnes, casco, descensor, linterna frontal y material de hielo. no son necesarios pie de gatos ni tornillos.
  • DESCENSO: por la misma via, extremando precauciones por la arista descompuesta, tambien se puede bajar por el glaciar Krauss o por el espolon del placer, este ultimo tiene tambien arista descompuesta, pero es mas facil. tambien  esta la opcion de bajar por las morrenas del glaciar Ambala (nuestra ruta en esta ocasion) lo que requerira de algunos rappeles, al final del espolon, cerca a su base se debe ir a la izquierda hacia el punto de inicio de la ruta en la antena (aqui hay otro rappel, justo antes de llegar).
NOTA FINALES

Siempre pense que el espolon de mesetas seria menos exigente que el del placer, pero me lleve una sorpresa en esta ocasion, una escalada que planificamos para un solo dia se convirtio en un vuelo y un vivak a 5000 m, la montaña me deja claro de nuevo que a pesar de toda la experiencia sumada, las buenas decisiones, suya es la ultima palabra.

Nunca se deja de aprender alla arriba.
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook

12 comentarios :

luis fernando dijo...

que tal Henry.
Acá luis hernandez desde pereira
que ruta tan dificil me parece a mi esa caida fue tenaz gracias a Dios no les paso nada
hermano le cuento que me quiero unir a VIVAK y poder hecer montañas con ustedes le reitero mi invitacion para ir al santa isabel estoy seguro que con su experiencia podriamos hacer cumber
ademas de mi solicitud de donde conseguir el material especializado que se requiere

Anónimo dijo...

Que bueno que el autor de este blog halla reaparecido con sus maravillosas anécdotas, esperamos todos los seguidores no sufrir nuevamente un abandono tan largo.
Excelente reseña, muchísimas gracias por compartir tan valiosa información.

Henry G. dijo...

Hola Luis Fernando,

Muchas gracias por la invitacion al Santa Isabel, hace muchisimo tiempo no voy a esa montaña.., en que fechas planean ir?

Sobre su pregunta con respecto al material, se la puedo responder via mail a henrygarcia75@hotmail.com, ya respondi tambien su duda sobre las botas...

Un saludo

Henry G. dijo...

Luis Fernando,

Sobre su adhesion al grupo VIVAK, tambien podemos charlar via mail.

Ricardo Rubiano dijo...

Como siempre una excelente reseña de tan grandes aventuras. Gracias Henry por la compañía y las enseñanzas.

Henry G. dijo...

Viejo Richi,

Como siempre un buen comentario de una leal cordada, aun queda mucho por hacer.

Un abrazo para su familia.

WiHu dijo...

En resumen... Truman el heroe... Excelente, definitivamente este blog es el mejor del tema en Colombia! Saludos

Henry G. dijo...

Hey William,

Muchas gracias!!

Arnin dijo...

Saludos Henry!! lo mejor para la canciòn recurrente: un iPod cargado y lleno, jajajaja. Muy buena tu informaciòn.

Henry G. dijo...

hey Arnin,

Siempre llevo un MP3, cargado y lleno,... pero en esta ocasion se quedo olvidado en el campamento, junto con la ropa de abrigo, la comida, agua, etc, etc, etc...

Sebastián Triana dijo...

Gracias por la imágenes, me trae muchos recuerdos, es extraño que a pesar de que es tan difícil tanto ascender como descender, no dejo de pensar en que quiero regresar algún día y ver nuevamente ese paisaje que limita con lo irreal.

Henry G. dijo...

De nada Sebastian,

Sufro de lo mismo. Es extraño.

Gracias por visitar el blog!

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios ayudan a construir este sitio. Si tienes alguna pregunta, no dudes en escribir.

Gracias